¡¡¡ Un ratito de charla, por favor !!!

¿Os apetece que charlemos un rato? Hoy me quiero perder en el tiempo….

Hoy no quiero escribir un post sobre modas, sitios, lugares…hay muchos días por delante y muchas ideas preciosas que ya os iré contando, hoy sólo quiero charlar un ratito ¿no os pasa esto también a vosotros, que de repente sientes la necesidad de pararte, de congelar el tiempo, de estar un rato tranquilo? no es desánimo, no, no, para nada; al contrario, ando con tantas cosas, tantas historias, tantas vivencias y todas tan bonitas, que simplemente he sentido esa necesidad de parar, pensar, escribir y compartirlo. Muchas veces queremos hacer muchas cosas y eso nos lleva a vivir una vida llena de prisas, de agobios y de casi ni disfrutarla; ojo, y nadie nos apunta con una pistola en la espalda, somos nosotros mismos quienes provocamos esa situación.
Casi siempre que acabo un post os suelo decir que lo que hagáis, lo disfrutéis; pues de eso se trata, sigamos haciendo cosas, con ilusión y con imaginación, pero nunca dejar de disfrutar de ellas.

Os hablaba hace unos días de construir un rincón, ese rincón especial en el que cada día podamos ser conscientes de lo que hemos vivido, aprendido, nuestros planes o ese sitio donde nos ponemos a leer, escribir, pintar, coser…Yo ya lo tengo y con todas las cosas que me llenan de vida a mi lado y ahora estoy tan tan a gusto escribiendo esto que no quiero que este momento acabe nunca y lo estoy saboreando con cada letra que escribo.

No pensar más, simplemente perderme en el tiempo, dejar que pase mientras yo hago algo tranquilo que me relaja y me llena. Sí que es verdad que desde bien pequeña, me ha encantado escribirlo todo en mis diarios, en mis escritos; me parecía el sitio perfecto para «soltar cuerda» y dejarme llevar por mis sentimientos. Pero esto me ha hecho recordar que ha habido momentos maravillosos sin escribir, momentos en los que el tiempo se me pasaba tranquilamente feliz y a gusto. Y ahora que lo pienso, cuántas cosas he hecho que me han aportado calma y paz.

Y hoy, empujada por este momento de nostalgia, he decidido volver a abrir el cajón del olvido para buscar mis cosas, mis tesoros, ésos que en algún momento sin saber muy bien por qué, he dejado arrinconados en ese cajón y que me han llevado a revivir miles de recuerdos de  otros tiempos en los que yo disfrutaba de esas pequeñas cosas y me hacían tan feliz. Y esto es lo que he sacado:

MIS TRABAJOS DE ESCAYOLA: Me encantaba trabajar con este material; encontré estos capiteles y ánforas en una tienda de manualidades en Valladolid y han gustado tanto que llegué a hacerlos hasta 4 veces para amigos.  De cerca son mucho más bonitos porque llevan una pátina en azul preciosa y unos toques en dorado que quedan de lujo… en el cajón del olvido he encontrado una bolsa con capiteles y otra de ánforas y los pinceles y pinturas junto con las pátinas, ceras, polvos ….mmmmhhh, qué delicia pintarlos!!! Y todos están hechos con estas manitas y me encantan; me siento muy orgullosa, quedaron realmente bien ….

MI TRABAJO INACABADO DE PUNTO DE CRUZ:  Ahí estaba el pobre, olvidado y dejado de la mano de Dios. Me gustó mucho elegir este modelo de invernaderos ingleses y como lo hago en tela de hilo, el trabajo queda fino fino, mucho más que en la tela Aida normal. Tengo que acabarlo y darle un toque bonito antes de colgarlo, quizás le pongo una madera ancha a modo de marco que queda mucho más moderno, pero primero me esperan horas de tranquilidad terminándolo…

MIS TRABAJOS DE PINTURA EN TELA: Esto ya os lo contaré más tranquilamente; era un proyecto bonito, muy bonito y empezó de una forma muy simpática, sin saber lo que yo escondía dentro…merece un post.

OK UN ELEFANTE

MI DESEO DE HACER GANCHILLO ALGUNA VEZ EN MI VIDA: Nunca lo he intentado, sinceramente. Y me apetece hacerlo, esto no estaba en el cajón del olvido pero si en el cajón de los deseos. Me da envidia mi madre, qué mantita más mona nos ha hecho para una habitación que va a juego con esos colores y qué calentita.

El cajón del olvido no debería tener cosas o sí, todo eso que no nos gusta, que nos hace daño, que nos molesta, que no nos deja vivir a tope nuestra vida y por contra, deberíamos tener el cajón de los deseos e ilusiones, lleno lleno a rebosar por cosas, inquietudes, alegrías, todo aquello que nos llene de alguna forma que nos haga que seamos simplemente, felices. Y es que en este mundo en el que hoy vivimos y con la vida que llevamos, qué poco disfrutamos de las pequeñas cosas, de esos momentos de paz y tranquilidad y que tanto y tanto necesitamos.

Así que con este momento que hoy comparto con vosotros, quiero animaros a eso mismo, pararos en el tiempo y dedicaros a vosotros, qué os apetece hacer, qué ilusión os apetece cumplir, qué tenéis ganas de empezar… no tienen por qué ser manualidades, puede ser todo y cuando digo todo es todo…bailes de salón, hablar en inglés con gente mientras tomáis una cerveza, ir de museos, hacer un curso de cocina, practicar yoga, volver a estudiar, hacer una cata de vinos para estar más al día, apuntaros con un grupo de running, visitar una fábrica o una bodega, escribir un libro digital o e-book, diseñaros vuestro blog y escribir sobre lo que os gusta …. y podría seguir con miles de millones de momentos. La vida no sólo es trabajo casa, casa trabajo … no, hay mucho más …. sólo tenemos que investigar un poco en nuestro interior y averiguar qué más hay y yo os animo con todas mis fuerzas a que lo hagáis.

Creo y estoy convencida de que cuanto más feliz y llena se encuentra una persona, entra en un estado de buenas vibraciones ella misma que luego hace que todo el que esté a su alrededor lo perciba y lo va transmitiendo uno a uno y si consiguiéramos todos un poco ese estado de buen rollo, imaginaros, sería genial. Cuesta tan poco ir con buena actitud y hace tanto!!! Y cómo se nota la tensión, el malestar, el mal rollo en la calle, en el autobús, en la agresividad que hay conduciendo…entras en un autobús, nadie saluda ¡¡es alucinante!! hasta los señores mayores protestan por todo…a ver, no estoy diciendo que en un autobús vayamos todos cantando Mamma Mia, no, claro (aunque… no estaría nada mal, jajajaja), pero es que parecemos todos robots y nada más.

Estoy hablando de ser felices nosotros en nuestro interior, para ser felices fuera también; estoy haciendo un canto a la vida, al buen rollo, a las buenas maneras, al buenos días, a dar las gracias y a sacar una sonrisa de oreja a oreja todas y cada una de las mañanas y hacer que dure todo el día….ni más menos, ni menos más….ahí queda eso…

Espero no haberos aburrido nada y sí haberos picado con el aguijón de mi sonrisa. ¡¡¡ Feliz Miércoles !!! y no olvidéis cada mañana coger dinerito, vuestro móvil, las llaves de casa y lo más importante del mundo, vuestra preciosísima sonrisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *