¿NOS HACEMOS UNA MANTITA?

Ese momento mágico de sentarnos en nuestro sillón o sofá y arroparnos con una mantita de lana… mmmmhhhh… no tiene precio.

Sinceramente os digo que una mantita o dos o tres no deben faltar en una casa. Son muy amorosas, además de convertirse en un objeto de decoración en un sofá también nos protegen del frío. Las tenéis en todas las tiendas de decoración, podéis elegir colores casi siempre en liso, tamaños, texturas, etc. y es tan fácil como buscar la adecuada con la decoración de vuestra casa. Y ya está.

Peeeeero, nunca será igual de amorosa que una que os hagáis vosotros mismos. Es un puro vicio decidirte a hacerla y una vez que empiezas no puedes dejarlo y te llevas a todas partes tu labor, sí, sí, como hacían nuestras abuelas. Yo no soy experta en ello para nada, sé que hay ganchillo, sé que existe el punto con agujas largas, sé que existe el crochet, pero no me pidáis mucho más; yo me quedé en el punto de cruz que me chiflaba y tenía un enganche impresionante con ello y lo que sí que tengo es una hermana maravillosa que tiene un mérito enorme de verdad, porque hace unas mantitas estupendas y todo lo ha aprendido por ella misma viendo videos de cómo se hacían ¡¡¡increíble, verdad!! y os puedo asegurar que jamás ha cogido una aguja, vamos de manitas nada de nada y ahora estoy con una ilusión tremenda porque me ha prometido que me va a hacer una nueva con los colores que yo he elegido y bueno seguro que la queda genial y yo enormemente contenta y feliz y por supuesto, os la enseñaré con mucho gusto.

Aquí os dejo varias que he visto y sobre ellas, me tengo que decidir o con un modelo determinado o bien juntando algo de una, algo de otra como me sugería mi hermana; también espero a que ella me cuente lo que le gusta porque es la artista y es muy importante hacer algo que te guste. Bueno, hemos hecho una pequeña selección de las que más nos han gustado y a ver qué os parecen:

Desde luego variedad hay, modelos diferentes, puntos distintos, combinación de colores….se puede hacer lisa y con unas letras, con distintos tipos de punto mezclados en la misma colchita…bueno, hay muchísimas formas de hacerlas; todo es ver, observar lo que más nos gusta y sobre eso, empezar a aprender cómo se podría hacer y todo el mundo puede hacerlo, en cierto modo es como una terapia que hace que te relajes mientras estás tejiendo, eso sí, hay que probarlo.

Ahhh por cierto, ahora os voy a enseñar otras mantitas que se suelen trabajar o con las manos o con agujas muy muy grandes y claro, así salen estas mantitas tan monas y cuquis….no quiero pensar lo que pueden pesar o lo que cuesta recogerlas, pero ¡¡¡¡son tan requetemonas!!!! y decoran de lujo.

Y no puedo acabar este post sin hablar de algo muy curioso. Veréis, cuando se me ocurre hablar de las mantas de ganchillo o punto y pensar en el calor que nos puede dar hacerla ahora de cara al verano, cuando por cierto es el mejor momento para ello, desde luego sin dudarlo, pues he buscado ideas para no tener la madeja encima todo el rato y bueno me he quedado alucinada porque existen los boles para meter la lana e ir tirando según necesitemos y mirad qué idea el utilizar una tetera ¡¡¡sencillamente genial!!! Y otra idea fantástica es fabricarnos como un portalanas y llevarlo en la muñeca o colgado, muy divertido.

Bueno y con todo esto que os he contado, ¿qué tal? ¿he conseguido despertaros las ganas de tejer una mantita o no? Yo os animo a hacerlo y a que hagáis como mi hermana, ser autodidacta totalmente y además es  bien fácil, ponéis el video tantas veces como necesitéis para enteraros bien y pasito a pasito, seguro que podréis hacer cosas preciosas. Tengo entendido que para empezar es más fácil hacer varios grammies (cuadraditos pequeños) y luego ir juntándolos hasta llegar al tamaño deseado, pero vosotros veréis.

Os dejo con una gran sonrisa deseando que paséis un estupendo Jueves …..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *