DECORAR CON LAMPARAS DE MESA: TODO UN LUJO

¡¡Cómo puede cambiar una decoración algo tan pequeño como una simple lámpara de mesa!! ¿Queréis verlo?, pues seguid leyendo y podréis apreciarlo con vuestros propios ojos…

Siempre me ha parecido que no tener en una casa o en una oficina pequeños rincones con una lámpara de mesa creando pequeños puntos de luz, más íntimos y personales es como ponerte un look monísimo y no adornarlo con nada…bueno, o algo parecido a eso. Las luces generales de un espacio se necesitan lógicamente porque no vas a recibir a alguien en penumbra o con poca luz, pero luego se pueden crear mini espacios que quedan perfectamente  bien decorados con una simple lámpara de mesa, ese toque de luz que hace que sea un espacio más acogedor, más hogareño.

Esos puntos de luz pueden estar en cualquier lugar de nuestros espacios, en el recibidor, en el salón, en un pasillo, en cualquier habitación e incluso en cocina y baños; no hay nada escrito, se puede poner donde quieras y si quieres una, pues una o si quieres dos, sin problema. Me fascina de verdad cómo algo tan simple como una lamparita puede hacer lucir el espacio más soso. Además son una maravilla porque admiten un montón de acompañamientos dependiendo del espacio que haya, se pueden poner velas, cuadros, detalles varios que hacen más chulo todavía ese rincón.

Respecto a cómo pueden ser las lamparitas, miles de gustos y colores. Desde madera, cristal, espejos, de hierro, doradas, plateadas, rústicas, sencillas….de todo. Y con respecto a las tulipas, lisas, decoradas, con flores, con frunces, con madroños, enormes, pequeñitas… Y aquí aprovecho a deciros que miréis a ver si tenéis alguna lámpara de mesa y si la veis triste y aburrida, pues le podemos dar un toque para que quede distinta; por ejemplo, podéis adornarla con plumas de algún color que se venden en mercerías especializadas por metros y queda muy bien o poniendo flecos, o cuentas de colores…. en fin, imaginación al poder, como siempre decimos.

Pero ahora después de tanto hablar de ello, vamos a ver algunos ejemplos y así ver cómo queda realmente; ya sabéis siempre os doy ideas primero y luego, sois vosotros los que le dais vuestro propio toque.

¿Qué os ha parecido? Supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que cambia bastante y probad lo que yo he hecho, mentalmente quitad las lámparas en cada foto y veréis como no tiene nada que ver con y sin ellas. Bueno, espero que os haya gustado este post dedicado a las lámparas de mesa, coquetas y super cucas para cualquier rinconcito de nuestra casa u oficina e imaginaros ese momento después de un día duro, en la tranquilidad de vuestra casa y con una luz tranquila, suave y tenue … se te quitan todos los agobios del día, probadlo de verdad. ¡¡¡Feliz Lunes sonriente, porque como nos conformamos con pequeños detalles somos grandes corazones!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *